Luis Rodr铆guez

Naci贸 aqu铆, de padres garaf铆anos, y fue bautizado en la parroquia de Nuestra Se帽ora de la Luz el 7 de febrero de 1.601. Alcanz贸 una licenciatura eclesi谩stica y fue notario del Santo Oficio de la Inquisici贸n. Ordenado sacerdote, pas贸 a servir en la parroquia del lugar de su nacimiento. Cuando el Rey don Felipe IV cre贸, el 24 de mayo de 1.660, el beneficio del lugar de Garaf铆a, don Luis fue su primer beneficiario. Falleci贸 el 1 de diciembre de 1.673. Estos datos positivos dicen algo, pero no mucho. Lo que hizo de don Luis Rodr铆guez un garafiano ejemplar, fue el amor a su pueblo y a sus ideales. Ampli贸 la iglesia de la Luz, con una segunda nave, a costa de la f谩brica, de los vecinos y de su propio caudal. Hizo de nuevo el retablo del altar mayor, tambi茅n a sus expensas, lo mismo que el retablo de San Antonio. Y, con licencia de un diocesano, construy贸, de su peculio la capilla del Buen Jes煤s, en su iglesia de la Luz, cuyo patronato se reserv贸 y transmiti贸 despu茅s a su familia, con dotaci贸n propia para las fiestas del Buen Jes煤s. Esta capilla tiene sacrist铆a particular con puerta a la capilla, dot贸, asimismo, las festividades religiosas de San Luis, Santa Luc铆a, San Jos茅, San Diego y San Sebasti谩n, Dej贸 una manda p铆a (legado forzoso incluido en los testamentos y sucesiones intestadas, cuya recaudaci贸n estuvo destinada a socorrer a los damnificados por la guerra de independencia) para hu茅rfanos pobres, a la que vincul贸 sus bienes, y leg贸 la casa que hab铆a sido de su propiedad para casa rectoral. Sus honras f煤nebres aqu铆 en Garaf铆a, a las que asisti贸 una lucida representaci贸n del clero de La Palma, hablan el respeto y la consideraci贸n que alcanzaron sus virtudes religiosas y c铆vicas, su actividad, su magnificencia, pues lo ofreci贸 todo a su pueblo y a sus ideales religiosos, y con sus actos enalteci贸 el nombre de Garaf铆a en el siglo XVII.