El ‘Gran Telescopio Canarias’ completa su espejo primario

Vista en Primavera "Centro Astrof铆sico del Roque de los Muchachos"

Vista en Primavera "Centro Astrof铆sico del Roque de los Muchachos"

MADRID.- El espejo primario del ‘Gran Telescopio Canarias’ (GTC), situado en el Observatorio del Roque de los Muchachos (Garafia, La Palma) del Instituto de Astrof铆sica de Canarias (IAC), ha recibido el 煤ltimo de los 36 segmentos hexagonales que lo forman, convirti茅ndose as铆 en el mayor espejo segmentado construido hasta la fecha para un telescopio 贸ptico-infrarrojo.

El segmento colocado, que recibe el nombre de ‘Sanguino’, un tipo de 谩rbol aut贸ctono de Canarias, marca el inicio de un nuevo periodo de optimizaci贸n del GTC que culminar谩 en la utilizaci贸n del telescopio por la comunidad astron贸mica.

Con unas dimensiones de 11,3 metros de di谩metro entre extremos, equivalente a la superficie de un espejo circular de 10,4 m de di谩metro, y 16,9 toneladas de peso, el GTC pertenece a una nueva generaci贸n de telescopios que utiliza un espejo primario segmentado como soluci贸n a la dificultad de construir, manipular y trasladar espejos monol铆ticos de m谩s de 8 metros.

Formado por 36 espejos vitrocer谩micos hexagonales de 1,90 metros entre v茅rtices, 8 cent铆metros de grosor, y 470 kilogramos de peso cada uno, el GTC funciona en todo momento como una sola superficie de forma c贸ncava que concentra toda la luz y la env铆a al espejo secundario, de tama帽o y proporciones mucho m谩s reducidos, y este a su vez a un espejo terciario, situado dentro de una torre central, que conduce la luz al foco deseado para su estudio.

Los espejos est谩n compuestos por un material especial llamado Zeridurtm, un tipo de vitrocer谩mica que apenas sufre alteraciones con los cambios de temperatura, evitando que las im谩genes se deformen. El proceso de pulido de los espejos fue llevado a cabo con un l铆mite de error superficial de 15 nan贸metros (millon茅sima de mil铆metro), es decir, un tama帽o 3.000 veces m谩s fino que un cabello humano.

Los 36 espejos hexagonales se coordinan para mantener esta precisi贸n en el telescopio gracias a una red de mecanismos y sensores. Este conjunto de cualidades confiere al telescopio un poder de visi贸n ins贸lito equivalente a cuatro millones de pupilas humanas.